Las compras y ventas de frutas y hortalizas en el mercado internacional son cada vez más comunes. Los productos hortofrutícolas se producen en diferentes partes de la tierra, en ocasiones en distintas regiones del mismo país y bajo condiciones climáticas muy variadas.

El consumo de frutas y hortalizas es esencial para la salud del ser humano, por ello el comercio hortofrutícola no disminuye, más bien aumenta, de hecho, su importación y exportación es una de las ramas más estables del mercado internacional.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce el derecho a “la alimentación adecuada” el cual, entre otras cosas, incluye que “los alimentos deben ser seguros para el consumo humano y estar libres de sustancias nocivas”.

Para lograr una excelente calidad en las frutas y verduras de forma que sean adecuadas para el consumo humano es necesario garantizar una eficiente cadena de frío desde la post – cosecha hasta la llegada a manos del consumidor final. Veamos algunos aspectos básicos que nos ayudarán a entender su relevancia.

¿Qué es la cadena de frío en el sector hortofrutícola?

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) la cadena de frío es el “término que indica la continuidad de los medios empleados sucesivamente para mantener la temperatura de los alimentos, según corresponda, desde la recepción, hasta la elaboración, y la venta al por menor y la entrega al usuario final.”

Dicho en otras palabras, el conjunto de normas y procedimientos que contribuyen con la seguridad alimentaria. La cadena de frío en el sector hortofrutícola controla la temperatura de las frutas y hortalizas durante la cadena de suministro, siendo esta última el proceso que garantiza las óptimas condiciones en la llegada de la mercancía.

La aplicación de frío luego de la cosecha es un elemento clave en el tratamiento de las frutas y hortalizas porque incide directamente en la calidad del producto final.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) las condiciones de almacenamiento óptimo para las principales especies de frutas y hortalizas y la vida de postcosecha máxima esperada bajo las siguientes condiciones, son:

Temperatura (°C): De -1 a 15

Humedad relativa (%): De 40 a 100

Tiempo de almacenamiento (días): De 5 a 360

El frío sirve como conservante al retardar la degradación de los alimentos, con una temperatura de -4ºC se inhibe el crecimiento de microorganismos peligrosos para el consumo humano.

Si el ambiente consta de menores temperaturas, entre los -10ºC y -18ºC se inhibe el crecimiento de los microorganismos capaces de degradar los alimentos.

Una temperatura de -70ºC nos brinda la posibilidad mantener los alimentos indefinidamente porque se inhiben todas las reacciones enzimáticas.

Etapas de la cadena de frío en el sector hortofrutícola

La cadena de frío es sólo una parte en la cadena de suministro, interviene después de la recolección de los frutos que se han sembrado.

Está presente en las siguientes etapas.

1. Post – cosecha, almacenamiento, empaque y conservación en cámaras frigoríficas.

2. Transporte en vehículos refrigerados.

3. Plataformas de distribución, mercadeo, exhibidores y puntos de venta.

Es un proceso que no se puede romper luego de la primera aplicación del frío para garantizar la calidad y el consumo humano. Si se interrumpe la cadena de frio la seguridad se verá perjudicada.

Relevancia de los embalajes para garantizar la cadena de frío en el sector hortofrutícola

Los embalajes utilizados durante el almacenamiento, el transporte y la distribución juegan un papel importante en la cadena de frío. 

En el sector transporte cada vez más se realizan los servicios con el máximo de carga posible, para optimizar la eficiencia de las rutas y los tiempos de entregas, así que la única forma en la cual podrían convivir las frutas y hortalizas con diferentes tipos de productos sería si están debidamente envasados.

Por ello es necesario contar con envases y embalajes que nos permitan cumplir con las condiciones sanitarias, pero que a la vez los transportistas puedan llenar su vehículo con distintas tipologías de productos

Transporte y distribución 

El método para el transporte de frutas y hortalizas ideal está determinado por la distancia, Ia perecibilidad y el valor del producto, factores que son regulados por el tiempo.

Cualquiera que sea el método que se use se debe tomar en cuenta que las condiciones de conservación requeridas deben mantenerse constantes, en especial por la temperatura, la humedad relativa y la circulación de aire.

Para beneficiar a nuestros clientes y lograr que la cadena de suministro gane en eficiencia existen distintas formas de asegurar el frío durante el proceso de traslado.

Transporte Terrestre Refrigerado.

Son usados especialmente en el caso de distancias largas.

La mayoría de los vehículos terrestres sirven únicamente para mantener la temperatura del producto que ha sido pre – enfriado por otros medios, gracias a ventiladores que hacen circular el aire.

Por otro lado “existen camiones que contienen un contenedor refrigerado y son capaces de enfriar los alimentos, pero no son usados frecuentemente debido a su alto costo”. 

Transporte Marítimo 

Al igual que el transporte terrestre el traslado de frutas vía marítima suelen tener un recorrido muy largo.

Los barcos frigoríficos tienen sistemas de gran capacidad totalmente equipados para la refrigeración, es decir, más allá de mantener la temperatura que las frutas ya tienen antes de la carga, estos barcos son capaces bajar y controlar el frío, es por ello que normalmente se usan para el traslado de los productos hortofrutícolas.

Transporte aéreo 

Los traslados aéreos son poco usuales en la distribución de frutas y hortalizas por sus elevados costos, de hecho es la opción menos recomendada para llevar cargas de este tipo.

Los aviones normalmente no cuentan con una infraestructura adecuada para el transporte productos hortofrutícolas, de ahí que para tener éxito en la exportación se necesita incorporar cavas cuartos o cámaras de refrigeración de pre – enfriamiento, luego tener camiones refrigerados y posiblemente instalaciones refrigeradas en el aeropuerto. Sin embargo, actualmente existen aviones que tienen un sistema para el control de la temperatura, el cual se ajusta a las necesidades de la carga.

En ocasiones se pueden transportar frutas previamente enfriadas en la zona de carga de un avión de pasajeros ya que las bodegas se mantienen a la misma temperatura y presión que el área de pasajeros.

Si quieres conocer más de los distintos y correctos métodos de transporte de frutas y hortalizas, ingresa en el siguiente enlace: https://casafresca.com.ve/transporte-de-frutas-organicas/

Sin duda la demanda actual de alimentos frescos hace necesario implementar sistemas de conservación que nos permitan tener en nuestra mesa productos de excelente calidad y que durante el proceso de conservación no se afecten las características nutricionales.

En Casa Fresca garantizamos que estos procedimientos se cumplan, estamos orientados a contribuir de manera significativa al bienestar integral de la salud de nuestros clientes al consumir nuestras frutas venezolanas, siguiendo la legislación del Estado venezolano, en afinidad con las normas de la FAO sobre la cadena de frío en el sector hortofrutícola.

Open chat
1
Bienvenidos a Casa Fresca...
Hola! podemos ayudarte con algo?
-------------
Welcome to Casa Fresca...
Hello! We can help you?