Tener una cosecha productiva comienza con una buena siembra, es necesario producir plantas de calidad para obtener frutos excelentes.

Lograr que las plantas y árboles frutales tengan condiciones óptimas es una tarea que involucra varias etapas, las cuales son fundamentales para un crecimiento favorable que en el futuro se traduzca en productos hortofrutícolas de primera.

Una etapa determinante en el desarrollo de las plantas es la realización de un semillero como parte inicial del proceso de cultivo.

Se necesitan semillas

Para dar origen a una nueva planta debemos tener semillas, estas serán la pieza fundamental en el semillero.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) “son la base principal para el sustento humano. Son las depositarias del potencial genético de las especies agrícolas”.

En las cosechas artesanales de los hogares se suelen utilizar las semillas obtenidas directamente de los vegetales consumidos por la familia.

Por otra parte, desde el siglo XX en la industria agrícola se utilizan semillas de producción masificada, las cuales son obtenidas con la ayuda de productos agroquímicos, sin embargo, son seguras, generan frutos aptos para el consumo humano y están libres de plagas.

El semillero

Es un área de terreno para colocar las semillas con la finalidad de producir su germinación.

Según la FAO este pequeño espacio debe tener “las condiciones adecuadas” y los mejores cuidados “para que puedan nacer y crecer inicialmente las plantas”.

Los semilleros son utilizados para que la semilla inicie su primera fase de desarrollo, luego la planta crecerá y será trasplantada al terreno definitivo.

Las condiciones adecuadas y los mejores cuidados 

Las condiciones propicias y los mejores cuidados logran un buen desarrollo de las plantas, teniendo mayores probabilidades de sobrevivencia.

Si las plantas germinan con normalidad y progresan vigorosamente llegarán al trasplante capaces de sobrellevar las adversidades que pueden producirse en el terreno donde permanecerán finalmente.

Las plantas jóvenes germinadas en semilleros tendrán tejidos tiernos que efectúan una gran actividad fotosintética y son muy sensibles a los cambios bruscos del medio ambiente.

Condiciones adecuadas en un semillero:

  • Una buena orientación controlará las condiciones y cambios climáticos sobre las pequeñas plantas.
  • Tomar en cuenta la ventilación cuidará al cultivo de los daños ocasionados por grandes heladas, fuertes quemaduras solares, exceso de humedad o violentos vientos.
  • Es vital aislar el semillero de agentes perjudiciales como pájaros, aves de corral libres, perros, fábricas de productos químicos, fábricas de cemento, carreteras polvorientas, etc.
  • Se debe disponer de suficiente agua ya que requerirá riegos cortos y frecuentes.
  • Estas plantas crecen con rapidez y cualquier alteración de las condiciones ambientales puede malograr su crecimiento, por lo que se necesitará una vigilancia constante con el fin de obtener plantas sanas y robustas.

Tipos de semilleros

Según el área de terreno, el tiempo de uso y el material de fabricación pueden ser:

  • Portátiles: se trasladan de un lugar a otro, se utilizan para siembras pequeñas y pueden ser construidos en cajones, cajas de madera o de plástico.
  • Temporales o transitorios: se usan una sola vez o para corta duración.
  • Semi – permanentes: se utilizan para variar los cultivos o siembras, se construyen haciendo un cerco de tablas y ladrillo en los bordes.
  • Perennes o fijos: son aquellos utilizados en forma permanente; los bordes se construyen con cemento y bloques, el fondo es de granzón, para facilitar el drenaje.

Bandejas de confinamiento o bandejas de cultivo

Son unas láminas plásticas ideales para la germinación, su forma se asemeja a una bandeja para hacer los tradicionales cubos de hielo en la nevera o a una bandeja de repostería donde se elaboran cup cakes.

Las ventajas que ofrecen estos innovadores semilleros son:

  • Ahorran semillas.
  • Mejora la planificación de siembras, ya que se conoce la cantidad exacta de semillas.
  • Se obtiene un desarrollo uniforme, porque reciben las mismas condiciones.
  • Cada planta puede alcanzar un excelente desarrollo de raíces principales y secundarias.
  • Ahorro del área del vivero, lo que reduce los costos de riego.
  • Es de fácil remoción, por su diseño en cono, es muy sencillo extraer la planta al momento del trasplante.
  • Son higiénicos y esterilizables, estas bandejas pueden ser desinfectadas.
  • Aumento en la rotación del cultivo y de áreas en el campo, es decir, la planta se desarrolla más rápidamente después de pasarla a su terreno.

Importancia de un buen semillero

El semillero es el mejor lugar para seleccionar, producir y propagar las plantas en condiciones óptimas. Es especialmente importante en las primeras etapas del crecimiento de semillas en hortalizas muy pequeñas como la cebolla, el tomate y la lechuga.

Germinar pequeñas plantas antes de trasplantarlas a su sitio final es un procedimiento fundamental para lograr éxito en el cultivo.

Con un buen semillero se obtienen ventajas en:

  1. El tratamiento y cuidado adecuado de la fase inicial de desarrollo.
  2. En el mayor control de la inversión de la siembra.
  3. En el ahorro de los recursos.
  4. Y en la optimización de la calidad del producto final.

Para nosotros en Casa Fresca asegurar una alimentación de calidad es una prioridad y por ello reconocemos la importancia de un buen semillero para maximizar los beneficios de nuestros productos hortofrutícolas.

Open chat
1
Bienvenidos a Casa Fresca...
Hola! podemos ayudarte con algo?
-------------
Welcome to Casa Fresca...
Hello! We can help you?