Los productos hortofrutícolas se producen en lugares diferentes de un país, y en muchas ocasiones, esta producción queda alejada de los grandes centros de consumo. En cualquier circunstancia por ejemplo como la que actualmente atraviesa el mundo con el Covid-19, desde los campos se continúan transportando miles de toneladas de frutas y verduras diariamente, a pequeñas, medianas, o grandes distancias, tanto dentro de los países, como internacionalmente.

Por lo general el transporte es el factor de mayor costo en el canal de mercadeo y en el caso de los productos de exportación transportados por vía aérea, este costo normalmente excede al de la producción, esto ocurre con mayor frecuencia en los países menos desarrollados. El método para el transporte de frutas y hortalizas está determinado por la distancia, Ia perecibilidad y el valor del producto, factores que son regulados por el tiempo. Cualquiera que sea el método que se use, los principios del transporte son los mismos, de allí que la selección de productos hortofrutícolas debe ser rigurosa y con mucho cuidado para lograr los siguientes aspectos:

• La carga y descarga deben ser tan cuidadosas como sea posible


• El producto debe protegerse bien en relación a su susceptibilidad al daño físico


• Las sacudidas y los movimientos deben reducirse al mínimo posible


• Se deben controlar y contrarrestar los factores climáticos.


• Debe ser restringida la pérdida de agua del producto


•Una vez alcanzadas las condiciones de conservación requeridas, éstas deben mantenerse constantes, en particular en lo referente a la temperatura, humedad relativa y circulación de aire.

 Manejo y almacenamiento durante el transporte

Los golpes sufridos debido a la incorrecta manipulación de los productos hortofrutícolas con los envases durante la carga y descarga, son causa frecuente de daño para el producto y para el envase, en Casa Fresca utilizamos gaveras o cestas plásticas para ello, estos pueden minimizarse:

• Usando diseños y envases de pesos compatibles con el método de manejo, en las cestas plásticas de Casa Fresca colocamos un máximo aproximado de 20 a 25kg de frutas para su traslado a la planta, a fin que no se maltraten entre si durante su traslado

• Mediante el correcto manejo y supervisión de la carga/descarga evitando la manipulación descuidada, asegurándose de que los trabajadores sean lo bastante fuertes y de estatura adecuada para el trabajo

• Mediante el uso de áreas de carga con rampa, que tienen grandes ventajas para cargar los camiones con el producto, para aquellas empresas cuyos costos no le permitan adecuarse a esto, vigilar que la carga se realice lo más delicado posible.

• Brindando protección contra las variaciones del clima en las áreas de carga y descarga

•Usando equipos para movilizar, a fin de reducir los más posible la manipulación manual, en caso de que toque hacerlo, activar mecanismos de vigilancia y control de calidad estrictos.

La forma de estibar el producto en el vehículo de transporte depende del empaque, producto y tipo y tamaño del vehículo, pero siempre debe planificarse y manejarse cuidadosamente para minimizar el daño, tanto físico como el de origen ambiental. Las siguientes son algunas recomendaciones útiles:

• Cargar de manera que se aproveche al máximo el espacio y se reduzca el movimiento de los productos hortofrutícolas.

• Distribuir uniformemente el peso

• Al despachar cargas de productos mixtos, colocar la mercadería en orden inverso a su secuencia de descarga

• Dejar aberturas para la ventilación 

• Estibar solamente hasta una altura cuya carga pueda soportar los envases inferiores sin que se aplasten o dañen, no se debe exceder la capacidad del vehículo

•Asegurarse de que el vehículo tenga mantenimiento adecuado; las averías significan pérdida de tiempo y pueden ocasionar deterioro excesivo o total del producto

•Elegir cuidadosamente el chofer, ya que los conductores ineficientes o inexpertos significan más daño para el producto y para el vehículo 

Transporte por tierra

Para el transporte dentro del país, el uso de vehículos terrestres ofrece ventajas sustanciales en cuanto a comodidades, disponibilidad y flexibilidad, que permite la entrega puerta a puerta y un costo de transporte razonable. El uso del transporte terrestre para el comercio internacional es ideal si las condiciones ambientales los permiten y el centro de procesamiento, así como el cliente están cercanos en una aduana terrestre.  Los productos hortofrutícolas pueden ser transportados en camionetas, gandolas, camiones abiertos, cerrados o en vehículos con refrigeración.

Vehículos Cerrados. Estos son adecuados únicamente para viajes cortos, a menos que estén provistos de algún sistema de enfriamiento, ya que el producto se calienta rápidamente en su interior, esto también depende del país donde se realice, con respecto a su clima. Sin embargo, protegen al producto de robos y daño físico por lo que se usan a menudo para entregas a los minoristas de las ciudades.

Vehículos Abiertos. Las camionetas y los camiones abiertos son el tipo más común de transporte terrestre. la ventilación natural usualmente es suficiente para evitar el sobrecalentamiento de los productos hortofrutícolas durante viajes relativamente cortos; existen modelos de estos vehículos más o menos sofisticados dependiendo del país donde se encuentren, lo realmente importante es que al transportar la frutas y/o verduras sean protegidas de las variaciones del clima, en algunos países tienen ventajas en cuanto a la ventilación natural mientras que en otros deben elaborar sistemas de ventilación.

Vehículos Refrigerados. El uso de vehículos refrigerados es necesario para algunos productos altamente perecederos, y en caso de distancias largas, pero realmente deberían usarse como parte de una cadena de frío, en la mayoría de los vehículos refrigerados se usa un equipo especial para tales fines. Los sistemas mecánicos de refrigeración instalados en camiones varían en función de su capacidad de enfriamiento. La mayoría sirve únicamente para mantener la temperatura del producto que ha sido pro-enfriado por otros medios, ya que poseen ventiladores de baja capacidad que hacen circular el aire, solo lo suficiente para refrigerar el aire que se calienta debido a la lenta respiración del producto frío. En viajes largos puede ser necesario alguna forma de ventilación para evitar la disminución del oxígeno y la acumulación de dióxido de carbono.

Algunos vehículos refrigerados como los camiones remolques que tienen montado en la plataforma posterior un contenedor refrigerado, son capaces de enfriar rápidamente el producto caliente mediante circulación forzada, pero esto generalmente es una excepción debido a su alto costo.

En los países en desarrollo, hay una tendencia a utilizar los camiones refrigerados de capacidad de enfriamiento relativamente baja, como sistema de pro-enfriamiento para productos de exportación. Y de hecho en la actualidad se exportan productos hortofrutícolas en contenedores refrigerados o frigorizados, lo conveniente es, que sin una empresa no tiene capacidad de almacenamiento en frio, debe tener una planificación estratégica, de traslado del campo, a la planta para su procesamiento y posterior contenerizacion, todo ello en concordancia con el despacho ágil. hoy día se aplican tratamientos para los productos hortofrutícolas aprobados por la Organización de la Naciones Unidas para la alimentación y de Desarrollo FAO de manera que viajen en vehículos y contenedores refrigerados sin perder toda su calidad y su frescura. 

Transporte marítimo

En los países desarrollados la exportación hortofrutícola muchas veces se efectúa con barcos frigoríficos, esto a causa de la duración de la travesía, es una forma de almacenamiento refrigerado, por lo que todas las precauciones necesarias para este tipo de acopio son válidas en estas circunstancias.

Barcos frigoríficos. Están equipados para la refrigeración, tienen sistemas eficientes para la circulación del aire y control de la velocidad de intercambio del aire. La carga se facilita por la existencia de escotillas laterales o por el uso de correas transportadoras continuas especiales que transportan los bultos individuales desde el muelle de carga hasta las escotillas centrales del barco y después hacia las bodegas de carga (se usan en idéntica forma para descargar). Los barcos frigoríficos generalmente son de gran capacidad (4000 toneladas y más) y regularmente transportan productos frescos, principalmente fruta, a todo el mundo. El transporte mediante barcos frigoríficos usualmente se usa para la exportación de grandes volúmenes de productos frescos, lo que requiere la contratación de personal de jornada completa por los grandes productores. En los países en desarrollo usualmente también está involucrada una compañía multinacional o una cooperativa muy fuerte, ya que de otro modo los volúmenes exportados no permiten alquilar un barco frigorífico (charter).

Si se quiere que tenga éxito el arriendo de barcos, es necesario organizar el abastecimiento regular de productos por períodos largos, ya que de otra manera los barcos que se quieran arrendar podrían no estar disponibles, pero incluso existen un gran número de países en desarrollo en los cuales no llegan ni se usan los barcos frigoríficos por sus altos costos

Contenedores refrigerados o frigorizados. Son una forma especializada de transporte marítimo que está ganando rápidamente popularidad internacional. Cada contenedor puede tener su propio sistema de refrigeración independiente, o puede tener en mecanismo que les permita alimentarse de la refrigeración del barco. Los contenedores refrigerados tienen dimensiones estándares, todos son de 8 x 8 pies de ancho, pero pueden tener 10, 20, 30 o 40 pies de largo. Las dimensiones más usadas son la de 40 pies y después las de 20 pies. El contenedor puede ser comprado o arrendado; su costo puede ser muy alto y puede variar muchísimo en calidad, rendimiento, y según el país donde sea ofrecido el servicio, la empresa que contrate el servicio decide la temperatura que requiere su producto y se lo informa a la línea naviera.

Transporte aéreo

El transporte aéreo es muy costoso y sólo se justifica para productos de exportación de alto valor, como frutas tropicales exóticas y hortalizas para los mercados de Europa, Norteamérica y otros países que no las producen en ciertas estaciones del año o en suficiente cantidad en función a su demanda de consumo. Estos mercados son muy sofisticados y solicitan productos de la máxima calidad, los que deben ser cuidadosamente empacados casi siempre en envases estandarizados de cartón y correctamente etiquetados. Todas las exportaciones por vía aérea requieren de una cuidadosa investigación del mercado, planificación, organización y administración. Para tener éxito se necesita incorporar dentro de la infraestructura una facilidad de pro-enfriamiento, camiones refrigerados y posiblemente instalaciones refrigeradas en el aeropuerto. La comunicación constante con precios y las fluctuaciones de la demanda, junto con la retroinformación sobre control de calidad.

Contenedores Aéreos. Los productos frescos se pueden enviar en un avión de carga o en la zona disponible para la carga de un avión de pasajeros. La cantidad que puede enviarse varía según el avión y espacio disponible, pudiendo ser hasta 45 toneladas. Muchos aviones usan unidades de carga a base de contenedores que se adaptan a los contornos de la bodega, pero también el transporte de mercaderías en paquetes individuales. En el caso de los productos hortofrutícolas con frecuencia se usan paletas de madera con certificación internacional. 

Temperatura y Presión. Las bodegas de carga frecuentemente se mantienen a la misma temperatura y presión que el área de pasajeros, pero en los vuelos de carga arrendados puede que esto no suceda. A grandes altitudes las muy bajas temperaturas y presiones pueden causar daño irreversible al producto por congelamiento, por lo que siempre debe comprobarse con la línea aérea las condiciones de vuelo. Muchos aviones de carga modernos tienen un sistema para el control de la temperatura que puede ajustarse a las necesidades particulares y generalmente una simple petición al piloto en el momento de cargar es suficiente para estos fines.

El cambio del producto fresco de un vuelo a otro en el aeropuerto de un país intermedio, puede ocasionar la pérdida del embarque a menos que se tenga personal de supervisión en ese aeropuerto. Siempre deben preferirse los vuelos directos para evitar demoras, deterioro y pérdidas económicas. 

 Cadenas de frio para el mercadeo de productos frescos

Uno de los avances más recientes en Norteamérica y los países europeos ha sido el concepto de “cadena de frío”. Esta comprende el rápido enfriamiento del producto después de la cosecha a la temperatura más baja posible que no ocasiona daño y después mantener constante la temperatura del producto a través de todas las etapas de manejo post-cosecha, empaque, almacenamiento y mercadeo incluyendo su exhibición en el mercado minorista, pero no necesariamente puede ser así en algunos países en desarrollo, por la cual la puesta en marcha de las cadenas de frio son diferentes por sus altos costos.

Hasta ahora sólo ha sido posible usar la cadena de frío completa para el mercadeo de productos, cuando participan grandes organizaciones que se integran para controlar mejor todos los aspectos de la post-cosecha, cuando ellos mismos son los principales minoristas a nivel de supermercado y cuando venden grandes volúmenes de productos.

Autor:

Licda. Luz Desiree Rodríguez

Universidad Alejandro de Humboldt

Founder – CEO Casa Fresca.

Open chat
1
Bienvenidos a Casa Fresca...
Hola! podemos ayudarte con algo?
-------------
Welcome to Casa Fresca...
Hello! We can help you?